Añelo apuesta a la producción porcina.

El nuevo matadero  permitirá la faena diaria de 15 porcinos, 120 caprinos y 25 bovinos. La producción venía en picada por el efecto de la crisis y la inflación. Los pequeños productores de cerdo serán los más beneficiados. Podrán ingresar al circuito formal de ventas con la certificación de las instalaciones

 

“Produzco pollos y cerdos. Yo soy hija de una de las primeras pobladoras de Añelo, así que sigo la tradición, a mí me gusta. Somos como 18 productoras, la mayoría mujeres. Yo vendo acá en el pueblo. Tengo como 16 chanchas madres, estuve haciendo capones, pero nos cuesta vender. Hace una semana que me largué a hacer alimento porque me sale muy caro”, contó Doraliza Muñoz de 55 años.

Ayer se inauguró en la localidad, declarada en 2015 “Capital Nacional de Hidrocarburos No Convencionales” por el Congreso, el matadero de tránsito provincial que tiene una capacidad diaria de faena de 15 porcinos, 120 caprinos y 25 bovinos (ver aparte). Para productoras como Doraliza esto le permitirá “aumentar la crianza”.

Según los datos publicados por la Dirección Provincial de Estadística y Censos el índice de desocupación en Añelo fue de 9,5 en el tercer trimestre de 2016, uno de los más altos de la provincia.

“Habíamos decaído un poco lo que era venta de animales, por toda la situación de que no había trabajo, pero seguimos peleando. Nos dedicamos a esto, este es mi trabajo. Esto es todo producción acá en el pueblo. Tenemos también para afuera, pero bueno a veces se nos complica porque como no teníamos sala de faena, no teníamos matadero, hacíamos ventas ambulantes a conocidos, de boca a boca, pero no podíamos hacer los comercios. Para vender a las empresas necesitas un sello y eso a nosotros nos complicaba mucho”, afirmó Marisa Pino Pareja, productora y secretaria de la cooperativa de Añelo.

Ariel Garralda, coordinador del programa porcino del centro PyME-ADENEU, señaló que la producción de cerdo sufrió un estancamiento el año pasado. “Venía desarrollándose, venía creciendo en algunos años hasta el 30%, pero el año pasado tuvo un freno, incluso podríamos llegar a decir un retroceso, con los precios de los alimentos”, indicó.

El técnico explicó que “en la producción porcina, la alimentación se basa en el grano y hubo un aumento en el precio del maíz que se fue de 80 centavos a 2,40 pesos, y hoy en día ya llegó hasta los 3,5 pesos. Esto fue el año pasado. Ahora está en una meseta. Podemos llegar a decir que los productores más grandes son los que se han repuesto primero”, puntulizó.

Dijo que la mayoría se concentra en la zona Confluencia. “Es muy importante para la comercialización de carne de cerdo que esté analizada y controlada. Para estar analizada y controlada tiene que pasar por un matadero donde se hacen los análisis de triquinosis y un inspección visual del animal. En la provincia hay mataderos que están faenando cerdos y justamente en Añelo era necesario para que los productores puedan comercializar en forma blanqueada sus productos”, manifestó el coordinador.

Aseguró que en general se produce para consumo interno. “De hecho tenemos que recordar que la barrera sanitaria impide la entrada de carne del norte, de carne del cerdo, de Buenos Aires, de La Pampa. Inclusive el consumo ha ido creciendo porque la carne de cerdo es un sustituto de la carne bovina. Hoy en día un asado lo conseguís a 180 a 200 pesos, y un asado de carne de cerdo lo conseguís en las carnicerías a 120, 130 pesos. Está mucho más barato en las carnicerías que en los hipermercados, o en los super”, remarcó Garralda.

Pese a las inversiones en gas y petróleo, la localidad es una de las más castigadas con el desempleo. La ganadería se suma a otras actividades económicas.
En números
30% fue el pico de crecimiento que tuvo la producción de carne porcina en el pasado. Ahora se recupera lentamente.