Con la salida de Iguacel, Macri debe reestructurar la Mesa Vaca Muerta

Desde las empresas destacan que se habían alcanzado buenos resultados, pero temen que quede en el olvido.

La salida del ahora exsecretario de Energía de la Nación, Javier Iguacel, dejó varios interrogantes sin resolver, como son la Resolución 46 y la aplicación de retenciones a la exportación de crudo, pero a ellos se suma la continuidad de la Mesa Vaca Muerta, un espacio de intercambio de problemáticas e ideas que ahora las empresas temen que quede trunco.

La Mesa Vaca Muerta fue una de las jugadas fuertes que hizo Iguacel en los seis meses que estuvo al frente de la cartera energética. El espacio comenzó a funcionar en agosto en una primera reunión plenaria que, para tener el nivel de convocatoria empresarial necesario, estuvo encabezada por el presidente Mauricio Macri.

Desde entonces cada tres semanas se realizó una nueva cita, en las que participaron más de 360 personas de 68 empresas del sector, 27 cámaras y asociaciones, cinco sindicatos y de los gobiernos de las provincias de Neuquén, Río Negro, Mendoza y Buenos Aires.

En total se identificaron y debatieron 46 problemáticas, y si bien en varias se encontraron soluciones como es el caso de la reapertura de las exportaciones de gas en los períodos valle o la agilización de los trámites de importación de equipos, hubo numerosos inconvenientes cuya ejecución quedó a la espera de la próxima reunión que está prevista para febrero.

Uno de los puntos solicitados por las operadoras y que desde el sector que lideraba Iguacel se habían comprometido a resolver es el vinculado con el midstream. Los debates se habían centrado en dos cambios en las regulaciones para permitir por un lado que no sólo las petroleras puedan construir oleoductos, y por el otro para cambiar la forma de acceso a la capacidad de los gasoductos existentes como así también la forma de financiarlo.

Este es el eje que se esperaba destrabar para iniciar la construcción del esperado gasoducto Añelo – San Nicolás, pues los interesados en construirlo sostienen que ante la volatilidad del peso es necesario que los contratos puedan pautarse en dólares.

Te puede interesar | Una pyme de EE.UU. dejó Vaca Muerta por falta de financiamiento

La agilización de la importación de algunos insumos clave como son los casing y tubing no logró ser definida, al igual que las nuevas regulaciones que se debatían en torno a la autorización de estaciones de GNL y la implementación de su uso en el transporte público de pasajeros.

Tampoco se resolvió otro de los temas calientes de Vaca Muerta como son las comunidades indígenas y el ordenamiento territorial de los puesteros.

Desde las operadoras consultadas se indicó que esperan que el espacio de encuentro continúe funcionando con la llegada de Gustavo Lopetegui, pero temen que tal como ocurrió con Juan José Aranguren, la renuncia de Iguacel implique el alejamiento de más funcionarios. De hecho ayer renunció el secretario de Planeamiento y organizador de la mesa, Daniel Dreizzen.

Tras la última reunión plenaria de diciembre la Mesa Vaca Muerta se tomó vacaciones hasta febrero, pero varias operadoras dudan de su continuidad.