Conflicto entre gobierno y petroleras: las claves.

El gobierno se reunió con los principales empresarios del sector y confirmo los recortes de subsidios al gas de Vaca Muerta. Intentará compensar a las principales damnificadas pero es casi un hecho que se abrirá un frente judicial. 

Ignacio Smith. Vaca Muerta Web

El carácter estratégico de la explotación de no convencionales en Vaca Muerta hace que la actual situación de impasse entre el gobierno y las principales petroleras haya encendido la alarma tanto en el círculo íntimo de la gestión Macri como en los principales operadores de la industria hidrocarburífera.

Haciendo historia.

A partir de marzo de 2017 el gobierno, a través del entonces ministro Juan José Aranguren,  lanzó el llamado “Programa de Estímulo a las Inversiones en Desarrollos de Producción de Gas Natural proveniente de Repertorios No Convencionales”,  destinado a subsidiar la producción gasífera de las empresas presentes en vaca Muerta. La normativa conocida como la “resolución 46” determinó precios mínimos para la venta de gas por cuatro años, comenzando con la cifra de US$ 7.50 por millón de  BTU que iría decreciendo en los sucesivos años.

Esta política de subsidios a la producción gasífera  permitió incrementar sustancialmente la producción, pero entró en crisis a mediados del año pasado cuando la devaluación de la moneda hizo saltar exponencialmente las cifras dolarizadas  de los subsidios y llegaron las exigencias del FMI para reducir el deficit fiscal. 

¨Cambio en las reglas de juego”

En la reunión llevada a cabo el día de ayer con varios ejecutivos petroleros, según informa El Cronista, el Secretario de Energía Gustavo Lopetegui comunicó las últimas resoluciones del organismo: reducir los subsidios sin modificar la normativa impuesta a partir de una reinterpretación  de la letra chica de la resolución 46 , considerando que sus objetivos han sido “sobrecumplidos” (El Cronista). Esto supone que el gobierno solo subsidiará la producción de gas declarada al momento de solicitar el beneficio. La diferencia es ostensible en tanto el boom de extracción gasífera supuso para varias empresas una producción que superó con creces la declarada y planificada originalmente. Fuentes oficiales explicaron “Vimos que no había manera de compatibilizar los comentarios de todos los participantes con los objetivos del país de llegar al equilibrio fiscal primario. Con lo cual después de muchas reuniones tomamos la decisión de mantener sin modificaciones la Resolución 46”. (LPO)

Techint y el frente judicial

La principal perjudicada es Tecpetrol, la petrolera del grupo Techint que ante el boom de sus pozos en Fortín de Piedra duplicó la producción presentada en su curva de producción de 8 millones  a 17 millones de BTU. Es por esto que se descuenta una presentación judicial  que supondría costos millonarios para el estado, un frente de batalla impensado cuando hace meses el presidente se presentó junto al CEO de la compañía, Paolo Rocca, en los yacimientos de Tecpetrol en el contexto de la aparición de su nombre en la causa de los cuadernos. El comunicado difundido ayer por la empresa fue terminante  al respecto: “La Sociedad y sus asesores legales no encuentran sustento jurídico al criterio que actualmente adopta la Secretaría de Gobierno de Energía, por lo cual hace expresa reserva de sus derechos, y se encuentra analizando los cursos de acción a seguir.”

¿Qué ofrece el gobierno?

Como contraparte el gobierno ha ofrecido a las empresas:  compromiso para abonar la deuda del Plan Gas 2017 que se haría con un bono a 30 meses, una resolución  para mejorar la infraestructura con el objetivo de facilitar el transporte y exportación de petróleo liviano, extender la vigencia del decreto que establece aranceles bajos para importación de maquinaria usada, y autorizar los pedidos todavía pendientes de exportación de gas para dar salida a la producción que en verano no encuentra suficiente demanda dentro del país.