Desde Alemania siguen de cerca el precio del gas en Vaca Muerta

El país está migrando hacia energías limpias, antes se convertirá en uno de los grandes compradores del mercado gasífero.

Victoria Terzaghi

Río Negro

En pleno centro de Berlín miles de personas se movilizan a diario pero el sonido que impera en las calles no es el rugir de motores, es prácticamente nada. Un silencio que sorprende a los visitantes y que marca el cambio que el país realiza hacia las energías renovables, encabezado por el paso de los vehículos eléctricos.

“El compromiso del gobierno es llegar en 2030 a que el 60% de la generación energética provenga de energías renovables”, aseguró Stefan Kapferer, el director del Consejo Ejecutivo de la Asociación Federal para el Gas y el Agua (BDEW, por su sigla en alemán). 

En ese proceso de transformación, el gas natural juega un rol más que importante al ser el nexo que permite avanzar en la transición a energías más limpias, pues a diferencia de Argentina, Alemania tiene buena parte aún de las centrales térmicas funcionando con carbón altamente contaminante.

¨Habrá mucha oportunidad para el gas del resto del mundo, pero el punto es si va a ser competitivo con el gas de Rusia, de Arabia Saudita o de Estados Unidos”.

Stefan Kapferer, director del Consejo Ejecutivo de la Asociación Federal para el Gas y el Agua.

¿El gas de Vaca Muerta puede ingresar en ese escenario? Esa fue la consulta que se le hizo “Río Negro” a Kapferer, el titular del organismo que agrupa a más de 2.000 empresas del rubro energético del país europeo. La respuesta traza no sólo una perspectiva sino también el desafío que el sector petrolero argentino deberá afrontar en los próximos años: “Habrá mucha oportunidad para el gas del resto del mundo, pero el punto es si va a ser competitivo con el gas de Rusia, de Arabia Saudita o de Estados Unidos”.

Kapferer explicó que Alemania avanzaen la construcción de dos plantas licuefactoras, similares a la que funciona en el puerto de Escobar, para ampliar la fuente de aprovisionamiento de gas de forma tal de no depender de la importación del gas de Rusia.

En ese escenario el gas que Vaca Muerta podría llegar a producir para la exportación en buques, como el que acaba de montar YPF en Bahía Blanca, es más que interesante, pero como el funcionario alemán indicó dependerá del precio con el que llegue.

La geopolítica podría favorecer a la producción de la formación no convencional neuquina dado que Kapferer advirtió que Estados Unidos ha dicho que van a competir con el precio del gas ruso.

Alemania consume hoy en día 246 millones de metros cúbicos de gas por día, casi el doble de la demanda argentina, pero en su plan de avance hacia una energía más limpia no sólo contempla la descarbonización de las centrales térmicas sino también el cierre de las plantas nucleares que aún poseen para el 2022.

En números

2,5

de metros cúbicos de gas por día es la capacidad de la barcaza licuefactora que YPF montó en Bahía Blanca.

246

millones de metros cúbicos diarios consume toda Alemania. La demanda argentina, en invierno, trepa hasta los 160 millones de metros cúbicos diarios.

El plan alemán es incrementar hasta un 50% el aporte general de las energías renovables y elevar mucho más su consumo de gas para utilizarlo no sólo como transición sino también como respaldo para los días en los que no corre viento o está nublado.