El debate sobre la reforma laboral se metió en la carrera a octubre en Neuquén

Los candidatos a diputados nacionales por el Frente Neuquino, Unidad Ciudadana y el Frente de Izquierda se manifestaron en contra del ajuste laboral.
David Schlereth de Cambiemos consideró necesario bajar las cargas impositivas. Massei pidió blanquear los alcances de la propuesta del macrismo. También se posicionó Guillermo Pereyra

¿Reforma laboral sí o reforma laboral no? Los principales candidatos a diputados nacionales sentaron posición tras las declaraciones del gobernador Omar Gutiérrez sobre la necesidad de abordar el tema y adelantaron qué postura tomarían si el debate llega al Congreso.

“Totalmente en contra”, se definió Ramón Rioseco del Frente Neuquino, porque afirmó que “implica tener una mirada neoliberal de la economía y de ajuste a los sectores populares”. “Nos llama la atención que el gobernador adhiera a una reforma laboral y que diga que los costos laborales son altos, cuando el promedio de sueldo en la Argentina es de 8.000 pesos. Me extraña que lo diga en plena campaña, adhiriendo en forma literal al discurso de Mauricio Macri. Entiendo que es un error político, o quizás no, está mostrando lo que es: neoliberal”, aseguró.

Opinó que la generación de más empleo requiere “políticas activas que generen desarrollo y restringir la apertura indiscriminada de importaciones para privilegiar la industria y las pymes locales”.

Lo contrastó con la adenda para Vaca Muerta que “no sólo perjudicó al que está trabajando, sino que dejó 4.000 petroleros en la casa”.

El candidato de Unidad Ciudadana, Darío Martínez, también se mostró en contra de una reforma laboral “a la brasileña”, pero eligió polarizar con Macri y no con Gutiérrez. “Las intenciones van en sentido contrario de los intereses de los trabajadores argentinos y es necesario frenar la reforma laboral en el Congreso”, sostuvo.

También el candidato del Frente de Izquierda, Raúl Godoy, se manifestó en contra de cualquier avance. “No sorprenden las declaraciones del gobernador apoyando la reforma laboral impulsada por el presidente Macri. La punta de lanza ya se firmó en Vaca Muerta con la adenda petrolera avalada por la burocracia del sindicato”, evaluó, aunque opinó que “no va a ser fácil para el gobierno aplicar una reforma de este tipo”.

Gutiérrez señaló el jueves que “el costo laboral en el país es uno de los más altos” y que ese, como una reforma impositiva, son dos temas pendientes en el país.

El candidato de Cambiemos, David Schlereth, compartió parte del diagnóstico. “Creo que hay que revisar algunas cuestiones para aliviar las cargas impositivas de las pequeñas empresas y los comercios, para que puedan sostener y ampliar la oferta de trabajo”, consideró el postulante, quien pidió que empleadores y sindicatos aporten en términos de productividad y eficiencia.

“Me parece que hay varios dirigentes políticos y gremiales que utilizan sistemáticamente malas experiencias de tiempos atrás para negarse a acompañar cambios necesarios que deben hacerse. Desde Cambiemos estamos lejos de la flexibilización laboral que se dio en los 90. Pero sí reconocemos que hay modificaciones que son indispensables para salir de esta coyuntura de falta de empleo”, explicó.

Días atrás el gobernador Omar Gutiérrez respaldó al gobierno nacional en su proyecto de reforma laboral. Disparó que el costo laboral en el país es uno de los más altos y “hace inviable el desarrollo de determinados sectores económicos.

“Vergüenza me da volver a escuchar este deseo de una reforma. Expliquen qué es el costo laboral. No sean hipócritas”, escribió en Twitter Oscar Massei, vocal del Tribunal Superior de Justicia.
“Creo que hay un preacuerdo del gobernador con Macri para respaldar la reforma después de la elección de octubre”, dijo Ramón Rioseco, candidato a diputado por el Frente Neuquino.
“Como está la cosa, no vamos a ningún lado. Necesitamos hacer cambios y creo que hay responsabilidades compartidas”, opinó David Schlereth, candidato a diputado nacional por Cambiemos.

 Los sindicalistas no quieren que se toque la ley

“No estoy de acuerdo con una reforma laboral”, afirmó ayer el líder del Sindicato de Petroleros Privados, Guillermo Pereyra. Consideró que “no es necesario tocar la ley laboral como no es necesario tocar lo que hace al modelo sindical argentino” y que “los gremios pueden moverse tranquilamente a través de los acuerdos, a través de la Ley de Contrato de Trabajo y las paritarias”. Aclaró que la adenda petrolera “no tiene nada que ver” porque no tocó el convenio colectivo, sino que “incorporó una nueva actividad”.

El secretario general de ATE y de la CTA, Carlos Quintriqueo, rechazó que una rebaja en las cargas patronales redunde en más trabajo, ya que “los actuales importes vienen del menemismo y lo único que generaron fue más desempleo”.

“Desde la CTA vamos a promover el rechazo y proponer una amplia unidad en defensa de los derechos laborales”, aseguró el dirigente.

Consideró que las declaraciones del gobernador Omar Gutiérrez “demuestran que está alineado con el macrismo”.

Origen: El debate sobre la reforma laboral se metió en la carrera a octubre en Neuquén