Etapa decisiva para el tren a Vaca Muerta

El Tren Norpatagónico, más conocido como el tren a Vaca Muerta, fue uno de los grandes ejes que se debatieron este martes en la reunión de relanzamiento de la Mesa Vaca Muerta. Una iniciativa que tanto desde el gobierno nacional como desde las operadoras es señalada como clave para reducir los costos de la actividad y poner el shale argentino en competencia directa con los recursos de las principales formaciones de Estados Unidos.

La preponderancia del desarrollo de un tren que reduzca el costo del transporte de insumos claves para la actividad hidrocarburífera como son las arenas de fractura y los caños, fue incluso destacada por el presidente de la Nación, Mauricio Macri, durante su visita a Neuquén.

El mandatario aseguró que “no vamos a parar hasta que desde Vaca Muerta exportemos 30.000 millones de dólares en gas y petróleo y para hacer eso hayamos generado más de medio millón de puestos de trabajo en todo el país. Asociado al desarrollo de un ferrocarril para darle mayor dinámica y eficiencia a Vaca Muerta y a la vez darle un ferrocarril a toda la región”.

Es que el proyecto que el ministerio de Transporte de la Nación busca definir en octubre para licitar en noviembre por medio del sistema de participación público privado, es decir que los privados financian la obra, permitirá llevar insumos a la zona petrolera pero transportar en el camino de regreso al puerto de Ingeniero White todo tipo de productos elaborados en el Valle, con especial énfasis en la fruticultura.

Pero al proyecto en elaboración ya le surgieron fuertes críticas que, de mantenerse, podrían poner en riesgo su concreción. Se trata del planteo que el mes pasado elevaron a la cartera de Guillermo Dietrich, un grupo de intendentes de Río Negro que se oponen al paso del tren por la actual traza y solicitan que el convoy pase por una nueva vía en la zona de bardas norte.

El ministro de Energía de Neuquén, Alejandro Monteiro, fue más que elocuente al respecto: “Si no se hace el proyecto original, no se hace nada”. El funcionario explicó que desde las petroleras se indicó que para afrontar el costo adicional de la nueva traza habría que elevar el valor de su uso quitándole la ventaja buscada.

Es que aún pasando por la actual traza de las vías, la compra de los trenes, el mejoramiento y la extensión hasta Añelo implican una inversión de 1.285 millones de dólares. A los que habría que sumarles otros 252 millones de dólares si, como plantean los intendentes, se cambia el recorrido desde Chichinales.

Los debates sobre el proyecto continuarán el próximo jueves 13 de septiembre en un nuevo encuentro de la Mesa Vaca Muerta que se realizará esta vez en la sede del ministerio de Energía de la Nación. En el encuentro participarán nuevamente los ministros nacionales de Energía, Producción y Transporte, los titulares de las principales petroleras del país, referentes de los gobiernos de Río Negro y Neuquén y los sindicatos.

 

 

Origen: El proyecto del tren a Vaca Muerta ingresa en la etapa de definición