Gas de la cuenca neuquina con proyección mundial

LMNeuquén

El boom del shale gas genera inversiones y fuentes laborales.

“Vaca Muerta tiene larga vida y mucha producción por dar”. Así coinciden los máximos referentes de las empresas petroleras. Aunque las mayores expectativas pasan por el shale oil, la producción del gas no convencional va en ascenso a medida que las inversiones llegan a la cuenca neuquina, donde yace el máximo potencial energético del país.

Así surge de los números del último año, cuando se registró una producción de 24.316 millones de metros cúbicos, lo que significa un crecimiento de alrededor del 10 por ciento, y se prevé que la tendencia en alza se mantenga durante este año, incluso hasta alcanzar un pico récord similar a lo ocurrido en el 2004. Por ejemplo, en agosto se dio el máximo pico con 69,8 millones de m3 por día.

Según los datos del Ministerio de Energía de la Provincia, la producción convencional en Vaca Muerta cayó un 19% y la no convencional creció un 46%. Lo que sobresaliófue el comportamiento del shale gas, cuya producción creció 193 por ciento.

El crecimiento de la producción en Fortín de Piedra y El Orejano, áreas a cargo de las empresas petroleras Tecpetrol e YPF respectivamente, fue trascendental para la evolución gasífera que llevó a abrir -nuevamente- las puertas de exportación a Chile, Brasil y Uruguay. Y el potencial es tal, sin un techo, que se presagian exportaciones al sudeste asiático, el mercado más poblado del mundo.

Potencial sin techo

De esta manera, el gas que se produce en la formación de la cuenca neuquina llegará a distintas partes del globo.

Argentina tiene una matriz energética fuertemente dependiente del gas natural y la provincia históricamente y sobre todo desde los años 70, a partir del descubrimiento de Loma La Lata, tuvo una preponderancia muy importante en lo que hace al abastecimiento de esa matriz. Hoy, a partir del desarrollo de los no convencionales y de la tecnología para extraer el petróleo de las formaciones no convencionales, el país y la provincia tienen un potencial que no tiene techo.

Se trata de gas que no sólo servirá para exportar, sino que también calefaccionará nuestras casas, movilizará nuestros vehículos y generará electricidad, por ejemplo, a partir de centrales termoeléctricas.

Estas proyecciones alentarán inversiones por nuevos pozos -entre ellos, el área La Calera, donde Pluspetrol prevé 183 pozos de shale gas- y gasoductos -como el que extiende TGS desde la planta Tratayén-.

El último año la producción aumentó 193% y se prevé un pico récord durante el presente año. Crecerán la oferta de GNC y la red domiciliaria de gas.

Y junto con el boom del shale gas, al igual que el petróleo, llegará la demanda de mano de obra no sólo calificada sino también de oficios, para lo que se puso en marcha, hace pocos días, el plan 10 Mil, que permitirá a jóvenes neuquinos capacitarse en la materia.

De esta manera, la potencia energética que hay en el subsuelo de la cuenca neuquina impulsará otras facetas del desarrollo económico y social de la provincia y del país. La historia se seguirá escribiendo como allá por 1945, cuando el entonces presidente Juan Domingo Perón resolvió construir el primer gasoducto entre Comodoro Rivadavia y Buenos Aires. “Dejamos escapar el gas y después importamos carbón de hulla para fabricarlo. Tenemos que traerlo a Buenos Aires y terminar con el carbón importado”, le había dicho el ingeniero Cannesa.

Y la historia de la energía argentina cambió desde entonces.

El 5 de marzo se celebra el Día Nacional del Gas, ya que en esa jornada, en el año 1945, la entonces estatal YPF tomó a su cargo la operación del servicio, hasta entonces en manos de la Compañía Primitiva de Gas, de capitales ingleses. Esa fusión originó a Gas del Estado, una empresa que extendió la provisión del fluido a industrias, usinas y hogares, a la vez que desarrolló la producción y el transporte.

“Transitamos un nuevo hito en la producción de gas”

“El desafío que se viene para el país y para Neuquén es desarrollar todos los mercados que podemos tener como productores de gas. Nosotros tenemos en nuestro subsuelo una formación que puede abastecer largamente la demanda nacional, es decir, que podemos suplir todas las importaciones que se están haciendo de Bolivia y por barcos en invierno”. De esta manera resumió el ministro de Energía y Recursos Naturales de la Provincia, Alejandro Monteiro, el futuro de Vaca Muerta. Y agregó: “Así podremos ser un jugador importante en el mercado internacional de gas, sobre todo, de gas licuado”.

El funcionario provincial destacó que esos mercados serán el regional, es decir, exportar gas a Uruguay, Chile y al sur de Brasil, pero además a apuntar al sureste asiático, como China, Japón e India. “Si somos capaces de decir yo puedo producir gas y venderlo competitivamente a esos mercados internacionales, la infraestructura -como los gasoductos- para llevar el gas a la zona de salida, para licuarlo y exportarlo, va a estar”, recalcó Monteiro.

El ministro indicó: “Estamos transitando un nuevo hito en el desarrollo y la producción de gas como país y como provincia”. Agregó que gracias al trabajo del gobierno provincial en los planes de incentivo, en algunos casos con apoyo desde Nación, “hemos conseguido un crecimiento permanente en la actividad que nos lleva a tener una producción que seguramente en 2019 llegará a su pico máximo que tuvimos en 2004”.

“Vaca Muerta hoy no tiene techo”, enfatizó Monteiro.