La coyuntura complica a la producción convencional

El barril congelado y el proceso electoral condicionan los planes de inversión para el 2020 en los campos maduros. Las operadoras aseguran que el Decreto 566 no culminará en el día 90 y proyectan un precio poco competitivo para el gas.

Matías del Pozzi

Río Negro

El escenario macroeconómico, la incertidumbre electoral, las condiciones de mercado y los precios crearon un complejo escenario que condiciona las proyecciones de todo el sector del upstream.

Aseguran que la conjugación de estos factores se da “en el peor momento” porque es cuando las compañías evalúan los planes de inversión que se ejecutarán al siguiente año.

En el segmento de petróleo, el escenario que manejan es que “es poco probable” que en el día 91 se vea un salto abrupto para regular el mercado como está planteado según la normativa del congelamiento. En su lugar plantean que es más probable una rampa de convergencia. En el gas proyectan un precio bajo en el orden de los US$ 2,50, por exceso de oferta, que hará poco viables las inversiones.

Lo único seguro es que se llevarán adelante las campañas de workover aunque, en función de de las condiciones macro, se acelerarán o disminuirán.

La cadena de valor no tolera que nosotros traslademos nuestra diferencia de costos. Tenemos que absorberla”.Alfredo Bonatto es gerente general de Petróleos Sudamericanos.

Nosotros armamos los planes por trimestre, pero acá lo que puede pasar es que si hay algo muy disruptivo haya que cambiar la frecuencia. Desde que asuma la próxima administración hasta febrero o marzo va a haber una incertidumbre grande”, aseguró el gerente general de Petróleos Sudamericanos, Alfredo Bonatto, en diálogo con Energía On.

La compañía se prepara para cerrar el año con una inversión del orden de los 14 millones de dólares, tres nuevas perforaciones en el área El Santiagueño y cerca de 25 reparaciones en todas las operaciones.
De momento, para el año que viene planean un nivel de inversión de entre US$ 7 a 9 millones entre nuevas perforaciones, un plan de entre 9 a diez reparaciones obras de infraestructura y lo asociado a seguridad y ambiente.

Petróleos Sudamericanos se prepara para cerrar el año con una inversión del orden de los 14 millones de dólares.

El compromiso de perforación lo mantenemos porque entendemos que esto es un tema coyuntural del año y estos proyectos son de largo plazo. Ahora si la incertidumbre de cómo se maneja el precio a nivel local no resuelve en el corto plazo, seguramente vamos a revisar algún tipo de escenario”, planteó Bonatto.

Desde Oilstone confirmaron que todo el plan “va a depender” del escenario de precios. Aseguraron que por la sobreoferta el gas va a cerrar el año con un precio promedio de US$ 2,80 y ven que para el año que viene será del orden de los US$ 2,50. “Claramente esto limita muchísimo la rentabilidad de los proyectos”, expresó el director comercial de la compañía, Mauricio Russo.

En agosto la compañía cerró el take over de cuatro áreas de YPF en la zona de Cutral Co y Plaza Huincul luego de una inversión de 12 millones de dólares.

Al ser una empresa chica, somos flexibles, si hay señales de mercado, podemos acelerar nuestra producción”.Mauricio Russo es director Comercial de Oilstone.

“El congelamiento impacta mucho en los desarrollos de petróleo y hace muy difícil la proyección de precios. Además de la incertidumbre que genera el proceso electoral cuanta más intervención hay en el mercado menor incentivo de invertir existe”, indicó Russo. Además, aseguró que el precio neto del barril es de 38 dólares.

Para los próximos 5 años, entre proyectos de perforación y workover, la compañía proyecta una inversión en el orden de los US$ 100 millones, siempre y cuando las reglas de juego acompañen. “También influye el acceso a financiamiento competitivo, si no existe, estos proyectos se irán demorando”, aseguró.

Oilstone opera en total cerca de 950.000 m3 de gas y 330 m3 de petróleo por día.

Por último, Russo confirmó que todo el foco de la compañía está puesto en sus activos en la provincia de Neuquén. Apuntan a continuar con las inversiones y la producción, pero aseguran que eso se va a dar en la medida que estén las condiciones, el marco funcione, no haya intervención y haya posibilidad de obtener financiamiento. “Si la cosa se complica, no hay mucho margen”, cerró.

En este contexto macroeconómico el acceso a financiamiento competitivo se vuelve un desafío para las compañías. Con un nivel de Riesgo País que en el orden de los 1900 puntos –algo que impacta directamente la tasa de retorno- las compañías quedan sujetas únicamente a inversiones con capital propio.

Le piden señales a los candidatos para el sector de energía

Si había algo que el sector no necesitaba en medio de una macroeconomía delicada fue lo que le siguió a las PASO de agosto. Los índices de la economía se volvieron a alterar y se generó una gran incertidumbre en la industria.

Lo cierto es que ni desde el espacio de Mauricio Macri ni de Alberto Fernández se mostraron señales concretas de qué medidas tomarán. Si bien coinciden que el sector energético debe tener un papel central en la economía no dieron mensajes y la industria quedó sumergida en un mar de dudas.

“Sí hay un plan, no se conoce, señaló Alfredo Bonatto. Lo que piden tanto desde compañías chicas como grandes es saber qué caminos se tomarán para saber cómo invertir.

“Salieron permisos de exportación, pero son cosas particulares, para hacer un contrato de exportación que permitirá el ingreso de divisas al país se necesitan reglas a largo plazo”, sostuvo.

Al no haber una certeza de quién gobernará el país durante los próximos cuatro años, no se sabe a quién reclamarle previsibilidad. Hay regulaciones, obras, y decisiones claves para el sector que estarán bajo la administración siguiente.