Las petroleras acelerarán las perforaciones en Vaca Muerta

 

Hasta ahora era casi una regla que se tomaran los cinco años de la etapa de exploración. Pero sucede que el mayor conocimiento de la formación geológica neuquina, la confirmación de que van a “pinchar y sacar” en las áreas otorgadas y las garantías del precio del gas actúan como impulso para que pidan acceder al beneficio establecido en la Resolución 46 del Ministerio de Energía de la Nación.

A través de esta norma, confeccionada a medida para la producción shale, pueden vender el gas que producen a u$s 7,50 por millón de BTU durante el primer año del beneficio, por encima de los u$s 5 del promedio actual.

Es lo que está ocurriendo en casos como el anunciado la semana pasada en la sede de YPF, en Buenos Aires, donde la empresa nacionaliza, Total, Wintershall y PAE acordaron, con diferentes grados de participación, buscar gas no convencional en las áreas Aguada Pichana (Este y Oeste) y Aguada de Castro. Ese acuerdo, que implica unos 1150 millones de dólares de inversión, es uno de los que ya tramitan el acceso a los beneficios de la resolución nacional. Y se trata del segundo más importante del año para la cuenca neuquina.

Es decir, en dos años, luego de la aprobación del Gobierno Neuquino y el Nacional, ingresará en el desarrollo masivo. Si bien el proyecto prevé una inversión potencial de hasta 15.000 millones de dólares, lo cierto es que en el corto o mediano plazo, hasta el 2021, los efectos del estímulo se sentirán en la producción de gas y, por ende, en regalías provinciales.

En dos años, la producción de Aguada Pichana, por caso, pasará de dos a cuatro millones de metros cúbicos por día. En cinco años, en 2021, pasaría a 16 millones de metros cúbicos.

El otro gran proyecto anunciado este año es el de Tecpetrol, el brazo petrolero del grupo Techint, que invertirá 2300 millones de dólares en el área Fortín de Piedra, también sobre la formación Vaca Muerta, y al fragor de los anuncios que estimularon la mayor producción en Neuquén.

“Lo que viene es que las empresas adelanten las inversiones y plantear el desarrollo masivo antes”, dijo el ministro de Energía de la provincia, Alejandro Nicola, en diálogo con Economía y Petróleo.

Añadió que lo que observan desde el Gobierno Neuquino es que “al tener mayor volumen de información, para las empresas el piloto es cada vez más relativo. Como se sabía, el precio y las condiciones que generó la provincia con Nación fueron determinantes”.

Hacia fines del año pasado, con el precio del petróleo en caída libre y con la incertidumbre de un grueso recorte del precio sostén interno, el denominado barril criollo, el Gobierno Provincial y las operadoras comenzaron a fogonear la necesidad de un paquete de medidas que garantizaran la rentabilidad en la cuenca. Fue lo que permitió que Neuquén pudiera eludir una crisis más profunda en los yacimientos y que los recortes ya severos en el empleo no se profundizaran más.

Este año, el Ministerio de Energía a cargo de Juan José Aranguren anunció un sendero de precios, que comenzará a partir del 2018 con 7,50 dólares por millón de BTU y continuará hasta el 2021, con un piso de 6 dólares.

En ese esquema, también ingresó la modificación del convenio colectivo de trabajo de los petroleros. La denominada adenda cuya aplicación despertó resquemores por cómo afectó salarios del personal, lo que explica la resistencia en pozos sobre Vaca Muerta.

Luego, las inversiones comenzaron a aparecer y hay otras en carpeta que, según el gobierno provincial, estarían al caer.

“Hay muchos bloques en exploración y somos optimistas de que también con las nuevas condiciones comiencen otras empresas a solicitar ingresar en la Resolución 46”, enfatizó Nicola.

Ingresar dentro de sus parámetros es una potestad de la provincia, como dueña de los recursos, y del gobierno nacional.

En Neuquén esperan que una tendencia similar se desprenda luego de las licitaciones que anunció meses atrás la Provincia en las áreas que hoy le pertenecen a Gas y Petróleo de Neuquén (GyP).

El impacto en las regalías

El ministro de Energía, Alejandro Nicola, señaló que el acuerdo por las áreas Aguada Pichana y Aguada de Castro implicará un incremento en las regalías provinciales del orden de los 3000 millones de pesos para el período 2018-21.

Se espera, asimismo, que durante la etapa de desarrollo masivo, a valores actuales, Neuquén perciba unos 4300 millones de pesos anuales por el mismo concepto. A la hora de hablar de cómo impacta este proyecto en la producción de gas en la cuenca neuquina, Nicola sostuvo que en cinco años, en estas tres áreas se podrían producir unos 16 millones de metros cúbicos de gas por día. Dijo que luego de una década, la cifra podría trepar a los 30 millones de metros cúbicos diarios.

Para tener un parámetro, se trata de un 60% de la producción total de gas actual de la provincia.

Si a esto se añade Fortín de Piedra, el área en manos de Tecpetrol, la cifra trepa a los 45 millones de metros cúbicos en el mediano plazo. Está claro que estos parámetros se hacen sostenibles sólo a los valores garantizados por el precio estímulo para no convencionales.

Origen: Las petroleras meten un cambio en Vaca Muerta