Los cambios en YPF refuerzan la apuesta estratégica en Vaca Muerta

Renunció el CEO, Ricardo Darré, una de las cabezas en la conducción de la petrolera. El directivo no consiguió hacer pie sin el aval de la Casa Rosada.
El presidente Miguel Gutiérrez creó un nuevo órgano ejecutivo. La presencia de Pablo Bizzotto en esa mesa ratifica la apuesta por los no convencionales.

 

Federico Aringoli

La marca de Ricardo Darré como CEO de YPF no dejará la estela de sus antecesores. Después de 14 meses y 22 días dejó su cargo con más sombras que luces. Sin el aval de la Casa Rosada estaba confinado a un papel secundario dentro de la petrolera nacional. Pero su salida abrió paso a un nuevo esquema de conducción en el que Vaca Muerta sigue al tope de las prioridades de la compañía.

La transición que propuso el ministro de Energía, Juan José Aranguren, para abandonar el modelo de Miguel Galuccio, que repitió el personalísmo histórico al mando de YPF, no tuvo el efecto deseado. La división del poder para la toma decisiones nunca pudo afianzarse y los resultados obtenidos no terminaron de convencer al entorno del presidente Mauricio Macri.

Sin embargo Darré puede anotarse algunos logros. Apenas asumió planteó una hoja de ruta difícil de atravesar en épocas de crisis internacional y en medio de un cambio de gobierno. El objetivo fue conseguir una YPF más chica, más eficiente y concentrada en los negocios más rentables para el corto plazo.

La petrolera sinceró cuantiosas pérdidas en activos de la anterior gestión, lo que a futuro le permitió estabilizar parte de sus números. Se desprendió de bloques marginales que, en la Cuenca Neuquina, significó un intercambio de áreas con la petrolera provincial GyP. Concentró las inversiones en Vaca Muerta y apostó por un modelo para atraer socios financieros (Shell, Schlumberger y, recientemente, Statoil, entre otros).

En suma, la caja operativa de la petrolera nacional tuvo un respiro y logró redimensionar los no convencionales sin perder peso.

A través de un comunicado, desde la empresa le reconocieron a Darré “un papel destacado durante la transición”. Agregaron que la salida fue por “motivos personales”, pero lo cierto es que el ingeniero ya acumulaba diferencias insalvables con la conducción de la compañía.

Miguel Gutiérrez, presidente de YPF y un hombre con línea directa a Macri, no demoró el cambio de esquema. Creó un organismo de gestión, al que denominó Comité Ejecutivo, y que tendrá a su cargo la mayoría de las decisiones en la compañía. La idea es que todas las áreas sensibles de la petrolera queden representadas transversalmente en una especie de mesa chica.

Estará integrado por Gutiérrez y seis vicepresidentes ejecutivos, entre los que se anota una novedad positiva para Vaca Muerta: Pablo Bizzotto, gerente de No Convencionales, el hombre que más sabe sobre el tema, ocupará el máximo cargo para el upstream (exploración y producción) de la compañía.

Nuevos y viejos objetivos

La idea que busca plasmar Gutiérrez -y que aún no consiguió- es convertir a YPF en “una empresa de energía integral”. Esto que en un principio parecía alejarla de los yacimientos, ratifica el camino de los convencionales y suma nuevas estrategias en otras alternativas como las energías renovables y la innovación a través de Y-TEC.

Para eso el Comité Ejecutivo incorporó una nueva vicepresidencia, Operaciones y Transformaciones, a cargo de Carlos Alfonsi que se focalizará en los puntos de fuga de la compañía. La flamante mesa chica estará integrada además de Gutiérrez, Alfonsi y Bizzotto, por: Daniel González (CFO), Sebastián Mocorrea (Institucionales), Santiago Martínez Tanoira (Downstream) y Marcos Browe (Gas y Energía).

ADN no convencional
Pablo Bizzotto
Local. Es de Allen y egresado de la Universidad Nacional de Comahue (UNC).
Trayectoria. Su carrera empezó en Tecpetrol, pasó por PAE y llegó a YPF de la mano de Vaca Muerta, en la gestión de Galuccio.
Shale. Fue el arquitecto de la nueva etapa en los no convencionales. Es el ingeniero que más conoce la roca generadora de la cuenca.

Origen: Los cambios en YPF refuerzan la apuesta estratégica en Vaca Muerta