Tecpetrol rechazó los argumentos del Gobierno

El Gobierno rechazó el recurso administrativo presentado por la petrolera Tecpetrol por los subsidios impagos por la producción de Vaca Muerta, tras las reducciones que sufrió el programa de la resolución 46, debido a la emergencia fiscal que derivó en un plan de rescate del FMI. Por tal motivo, desde la petrolera del Grupo Techint advirtieron que considera la posibilidad de ir a la Justicia en defensa de sus derechos.

Desde la petrolera del Grupo Techint advirtieron que considera la posibilidad de ir a la Justicia en defensa de sus derechos.

Al respecto, desde el Ministerio de Hacienda explicaron que “no corresponde pagar subsidios por encima del volumen informado y aprobado”. Por su parte, en un comunicado, la empresa dijo que “considera recurrir a los tribunales nacionales y/o internacionales correspondientes en defensa de sus respectivos derechos”.

Desde la cartera que conduce Nicolás Dujovne sostuvieron que el monto del subsidio “no puede quedar sujeto al arbitrio de la empresa, máxime cuando la información provista al Estado al solicitar la aprobación fue inexacta”.

“La empresa tenía la obligación de presentar información completa, veraz y actualizada y comunicar de inmediato toda novedad que afectara de manera significativa el proyecto”, agregó la dependencia nacional.

“Lo pretendido por Tecpetrol es irrazonable y constituiría un abuso de derecho”, subrayó el Palacio de Hacienda.

Los argumentos

En tanto, desde Tecpetrol destacaron que “la resolución del Ministerio de Hacienda que rechaza el recurso presentado por liquidación incorrecta de los beneficios de la resolución 46/17 no da respuesta a ninguno de los argumentos específicos de su reclamo”.

Desde la petrolera del Grupo Techint argumentaron que “el régimen no prevé límite a los volúmenes que tienen derecho al incentivo, como tampoco hubo límite a los beneficios otorgados por los programas de estímulo a la producción de gas 1, 2 y 3 (este último implementado por la presente Administración). La r46/17 define expresamente que el beneficio alcanza a la totalidad de la producción del proyecto”, afirmaron en la petrolera.

La firma del Grupo Techint recordó que invirtió más de US$ 1.800 millones en su proyecto Fortín de Piedra en Vaca Muerta y que este desarrollo permitió transformar “en sólo 18 meses la matriz de producción de gas en Argentina contribuyendo a bajar el costo de la energía en el país y sustituir importaciones más caras por aproximadamente US$ 2.000 millones en el año 2018”.

Por último, tras subrayar que “Tecpetrol actuó en todo momento de buena fe, guiada por las normativas, e indicaciones dadas por el Gobierno”.

Desde Tecpetrol señalaron que “considera recurrir a los tribunales nacionales y/o internacionales correspondientes en defensa de sus respectivos derechos”.

Gracias a la inversión en el área de Fortín de Piedra Tecpetrol se convirtió en el principal productor de gas del país; al pasar de 8 millones de metros cúbicos a 17 millones. Pero para ello fue clave el pago de los subsidios del plan ideado por el ex ministro de Energía Juan José Aranguren.

Fuente: EL Economista

YPF o Techint, la divisoria de aguas por el nuevo gasoducto a Vaca Muerta

La petrolera bajo control estatal negocia con TGS, de Mindlin y Sielecki, la presentación de un proyecto al que se sumarían más petroleras. Techint sigue adelante con un proyecto propio. Para el gobierno, lo ideal sería que se presente una sólo alternativa para facilitar la financiación de los US$ 800 millones.

Nicolás Gandini

Econojournal

Se empiezan a dividir las aguas entre las empresas que participarán de la licitación para construir un nuevo gasoducto troncal desde la cuenca Neuquina, el proyecto más trascendente en la agenda del secretario de Energía, Gustavo Lopetegui.

El funcionario viajó esta semana a esta ciudad con esa iniciativa —clave para el desarrollo de Vaca Muerta— al tope de sus prioridades. En lo inmediato, su objetivo es acelerar un acuerdo con la OPIC, una agencia gubernamental de Estados Unidos, por unos US$ 200 millones. Ayer visitó la Casa Blanca y hoy se entrevistó con funcionarios norteamericanos en Washington con el tema en el orden del día. De la estructuración financiera del nuevo gasoducto, que en una primera etapa tendrá un costo de US$ 800 millones, participaría también el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), según pudo saber EconoJournal de fuentes oficiales y allegados a YPF.

La petrolera bajo control estatal mantiene conversaciones con TGS —la transportadora de gas en poder de Pampa Energía, el holding que preside Marcelo Mindlin, pero donde también pesa la opinión de Marcelo Sielecki, que posee la participación minoritaria— para presentar un proyecto en conjunto.

Lopetegui presentóa empresarios petroleros el plan para ampliar el sistema de transporte de gas.

Los movimientos en la partitura petrolera anticipan un cambio de arpegio. En 2018, Techint, controlante de TGN y de Tecpetrol, había firmado un memorando de entendimiento (MOU, por sus siglas en inglés) con TGS para construir un gasoducto de 36 pulgadas de diámetro desde Neuquén hasta Salliqueló que luego se conectaría con San Nicolás. Pluspetrol, la tercera petrolera del mercado, tiene una opción firmada para acceder al 20% de la capacidad de transporte de ese caño. Pero ese proyecto hoy parece ser historia.

  • ¿Cuál es la estrategia de YPF?  

La mayor petrolera del mercado está en conversaciones con TGS para presentar una iniciativa conjunta. La empresa que preside Miguel Gutiérrez apunta a sumar a otros jugadores. Cuantos más, mejor, razonan. La intención es sumar a Pluspetrol, que en silencio está perforando con tres equipos de perforación en La Calera, su principal área en Vaca Muerta; Pan American Energy (PAE), la segunda petrolera del mercado, que hace lo propio con muy buenos resultados en el campo de shale gas Aguada Pichana Oeste (APO); y también a alguna major internacional como ExxonMobil.

  • ¿Qué quiere el gobierno?

Desde su óptica, lo ideal sería que las principales empresas conformen un pool para financiar un solo gran proyecto. La cuenta que hacen en Energía es sencilla. Habrá que ver si no demasiado optimista. Si la construcción del primer tramo de la nueva cañería (desde Neuquén a Salliqueló, a las afuera de Bahía Blanca) cuesta US$ 800 millones, y el Fondo de Garantía de Seguridad (FGS) de la Anses aporta US$ 400 millones y la OPIC o el BID financian otros US$ 200 millones, las empresas petroleras y transportistas deberían solventar sólo un remanente de US$ 200 millones. No parece una meta imposible si todos los actores están alineados, incluso en una Argentina con casi nulo acceso a los mercados financieros por la precariedad de los indicadores macroeconómicos.

  • ¿Qué hará Techint?

La gran duda por delante es qué hará Techint. En la industria petrolera descreen que el holding que lidera Paolo Rocca termine sumándose a un proyecto común con el resto de las petroleras. Un enviado de Tenaris que participó el lunes del almuerzo de Lopetegui con petroleros en esta ciudad le transmitió que Techint trabaja en el diseño de un proyecto propio con la transportista que controla, TGN, su petrolera (Tecpetrol) y la constructora Techint Ingeniería y Construcción.

Lopetegui conversó en Houston con Germán Cura, VP de Tenaris y hombre de confianza de Rocca.

“En definitiva, lo que está por verse es si se presentará un solo proyecto financiado por las principales productoras. O si, en cambio, YPF liderará uno y Techint, otro”, admitió el presidente de una petrolera que participa de las negociaciones.

Techint cuenta, es probable, con una ventaja táctica. Técnicamente, el grupo que lidera Rocca es quien más trabajó en el diseño y la ingeniería de un nuevo caño desde Vaca Muerta. Y en una eventual ejecución, cuenta con dos unidades dentro de la organización —Techint I&C y Tenaris— con capacidad para iniciar rápidamente las obras, tal como hicieron en Fortín de Piedra, el campo insignia del grupo en Vaca Muerta.

  • ¿Por qué eso es importante?

En privado, Lopetegui admite que, una vez lanzada la licitación, el proyecto con mayor consistencia técnica y de ingeniería contará con mayores chances de ganar porque la decisión del gobierno es adjudicar la obra en septiembre, como muy tarde, y anunciar las primeras obras antes de fin de año. Para eso, se precisa de capacidad de reacción.

Conflicto entre gobierno y petroleras: las claves.

El gobierno se reunió con los principales empresarios del sector y confirmo los recortes de subsidios al gas de Vaca Muerta. Intentará compensar a las principales damnificadas pero es casi un hecho que se abrirá un frente judicial. 

Ignacio Smith. Vaca Muerta Web

El carácter estratégico de la explotación de no convencionales en Vaca Muerta hace que la actual situación de impasse entre el gobierno y las principales petroleras haya encendido la alarma tanto en el círculo íntimo de la gestión Macri como en los principales operadores de la industria hidrocarburífera.

Haciendo historia.

A partir de marzo de 2017 el gobierno, a través del entonces ministro Juan José Aranguren,  lanzó el llamado “Programa de Estímulo a las Inversiones en Desarrollos de Producción de Gas Natural proveniente de Repertorios No Convencionales”,  destinado a subsidiar la producción gasífera de las empresas presentes en vaca Muerta. La normativa conocida como la “resolución 46” determinó precios mínimos para la venta de gas por cuatro años, comenzando con la cifra de US$ 7.50 por millón de  BTU que iría decreciendo en los sucesivos años.

Esta política de subsidios a la producción gasífera  permitió incrementar sustancialmente la producción, pero entró en crisis a mediados del año pasado cuando la devaluación de la moneda hizo saltar exponencialmente las cifras dolarizadas  de los subsidios y llegaron las exigencias del FMI para reducir el deficit fiscal. 

¨Cambio en las reglas de juego”

En la reunión llevada a cabo el día de ayer con varios ejecutivos petroleros, según informa El Cronista, el Secretario de Energía Gustavo Lopetegui comunicó las últimas resoluciones del organismo: reducir los subsidios sin modificar la normativa impuesta a partir de una reinterpretación  de la letra chica de la resolución 46 , considerando que sus objetivos han sido “sobrecumplidos” (El Cronista). Esto supone que el gobierno solo subsidiará la producción de gas declarada al momento de solicitar el beneficio. La diferencia es ostensible en tanto el boom de extracción gasífera supuso para varias empresas una producción que superó con creces la declarada y planificada originalmente. Fuentes oficiales explicaron “Vimos que no había manera de compatibilizar los comentarios de todos los participantes con los objetivos del país de llegar al equilibrio fiscal primario. Con lo cual después de muchas reuniones tomamos la decisión de mantener sin modificaciones la Resolución 46”. (LPO)

Techint y el frente judicial

La principal perjudicada es Tecpetrol, la petrolera del grupo Techint que ante el boom de sus pozos en Fortín de Piedra duplicó la producción presentada en su curva de producción de 8 millones  a 17 millones de BTU. Es por esto que se descuenta una presentación judicial  que supondría costos millonarios para el estado, un frente de batalla impensado cuando hace meses el presidente se presentó junto al CEO de la compañía, Paolo Rocca, en los yacimientos de Tecpetrol en el contexto de la aparición de su nombre en la causa de los cuadernos. El comunicado difundido ayer por la empresa fue terminante  al respecto: “La Sociedad y sus asesores legales no encuentran sustento jurídico al criterio que actualmente adopta la Secretaría de Gobierno de Energía, por lo cual hace expresa reserva de sus derechos, y se encuentra analizando los cursos de acción a seguir.”

¿Qué ofrece el gobierno?

Como contraparte el gobierno ha ofrecido a las empresas:  compromiso para abonar la deuda del Plan Gas 2017 que se haría con un bono a 30 meses, una resolución  para mejorar la infraestructura con el objetivo de facilitar el transporte y exportación de petróleo liviano, extender la vigencia del decreto que establece aranceles bajos para importación de maquinaria usada, y autorizar los pedidos todavía pendientes de exportación de gas para dar salida a la producción que en verano no encuentra suficiente demanda dentro del país.