Vaca Muerta empujó la producción de crudo del país

El aumento en los precios desde septiembre amortiguaron la caída general. El shale oil sigue mostrando los mejores resultados: creció 25,5% en la comparación anual. Loma Campana, el área operada por YPF, produce el 70% del crudo no convencional.

El sostenido aumento de los precios internacionales del petróleo desde septiembre no sólo mejoró la perspectiva de los inversionistas para el año que recién comienza, sino que además amortiguó la caída de la producción de crudo en el país. Entre enero y noviembre de 2017 la reducción en la extracción de barriles cedió un 6,4% interanualmente.

Pero hay un dato significativo para la Cuenca Neuquina: la producción de shale oil, el petróleo que se extrae de la formación Vaca Muerta, creció 25,5% en la comparación anual y subió casi 4 puntos al comparar noviembre con octubre.

El crudo que se saca de la roca generadora ya acumula 41.500 barriles diarios, el 8% de la producción total de petróleo en el país.

Los prometedores resultados productivos que presentan los no convencionales y la expectativa de que los precios se mantengan alrededor de los 65 dólares por barril, anticipan una recuperación de lo que fue el primer boom para Vaca Muerta: el petróleo. Con la caída de los precios, desde 2015, los proyectos se mudaron hacia el gas, pero de mantenerse los pronósticos podrían coexistir por primera vez ambos hidrocarburos con un escenario de precios favorables.

El esquema de precios hace suponer una aceleración de los desarrollos que tienen como objetivo el shale oil. De los más de 10 proyectos que están en marcha, sólo dos de ellos están en etapa masiva de desarrollo en busca de petróleo no convencional. Loma Campana y La Amarga Chica, ambos operados por YPF, representan alrededor del 80% de toda la producción de shale oil de Vaca Muerta.

En el primero de los bloques, la petrolera nacional está asociada con Chevron. Fue el desarrollo fundacional de los no convencionales en la Cuenca Neuquina. Tiene más de 500 pozos en producción efectiva y algunos de ellos con más de tres años de vida. Concentra casi el 70% de toda la extracción de shale oil con más de 28 mil barriles diarios.

Sin embargo los resultados en La Amarga Chica, donde YPF está en sociedad con Petronas, vienen llamando la atención en los últimos meses. El traslado de toda la experiencia acumulada y el soporte de la infraestructura montada en el bloque vecino, Loma Campana, le permitieron optimizar resultados.

La Amarga Chica duplicó su producción en el último año y, pese a contar con muchas menos perforaciones, ya entrega casi el 10% del shale oil neuquino. Junto con el bloque de Shell, Sierras Blancas, posee uno de los mejores rendimientos productivos de Vaca Muerta.

Otras áreas que ya cuentan con producción son Aguada Federal (Wintershall), Rincón de la Ceniza (Total y Shell) y Bandurria Centro (PAE). El resto de los proyectos aún tiene aportes marginales a la canasta del petróleo no convencional neuquina, pero el nuevo escenario de precios proyectas otros ritmos de aceleración.

Origen: Vaca Muerta empujó la producción de crudo del país